<b>Cuatro mujeres muertas en un día por violencia machista</b>
Maite Mola, Secretaría de la Mujer del PCE / 26 feb 08

Cuatro mujeres fallecen víctimas de la violencia machista en Valladolid, Cádiz, Cullera y Madrid. Las cuatro fallecieron poco después de ser agredidas por sus compañeros sentimentales

Según El País, la primera ha sido Laura M. I., de 22 años y origen boliviano, que esta madrugada en Madrid después de que su compañero, de 29, también boliviano, le asestara tres puñaladas en el pecho.

La segunda ha sido M. G. S. V., de 44 años, que ha fallecido esta tarde, hacia las 17.00, en Cullera (Valencia). Su ex pareja, A. V. A., de 54 años y sobre quien pesaban dos órdenes de alejamiento, le ha disparado un tiro mientras se encontraba en la terraza de una cafetería con unas amigas.

La tercera es una mujer de 49 años que ha fallecido esta tarde en El Puerto de Santa María (Cádiz), mientras era trasladada al hospital después de que su marido, de 56 años, la apuñalara durante una discusión en la calle.

Por otra parte, en Valladolid, una mujer falleció esta tarde en su vivienda tras ser tiroteada por su marido con una escopeta. Posteriormente el autor del homicidio se quitó la vida con la misma arma.

La violencia de género en el ámbito doméstico o familiar supone, desgraciadamente, el día a día de gran número de mujeres. Para algunas, es un continuo atropello a su autoestima, un continuo sufrimiento psicológico, que genera sentimiento de inseguridad e inferioridad. Otras acusan, una violencia más directa menos sutil, igual de intolerable. Y algunas son víctimas de la violencia más extrema, la que les deja secuelas permanentes e, incluso, la que les quita la vida, como es el caso de estas cuatro

Ante este grave problema social, que atenta contra los derechos humanos, es vital exigir políticas eficaces, dotadas suficientemente, que centren sus esfuerzos en erradicar todo tipo de violencia; en educar en valores de igualdad y respeto a la diversidad y en la prevención y detección precoz, debiendo incluir a las mujeres inmigrantes que se encuentren en situación de especial vulnerabilidad.

Unamos nuestras voces para exigir un mundo sin violencia, un mundo sin desigualdad.