La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha anunciado que Mariano Rajoy, si consigue ser investido, tendrá preparada una nueva reforma para que sea compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo, siempre que éste no sea en la Administración Pública. PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:17

Descargar

La recuperación económica y del empleo se sustenta en la precariedad laboral. Es un hecho, y es cuantificable. Mientras que en Noviembre de 2013 la media de las cotizaciones a la Seguridad Social era de 489,8 € por cotizante y mes, dos años después en Noviembre de 2015 (últimos datos disponibles) la cotización mensual media de las personas recién contratadas es de 385 €. Es decir, las nuevas incorporaciones, las personas que han encontrado trabajo en último mes cotizan un 20% menos que las que ya lo estaban haciendo en 2013.

Unas cotizaciones bajas siempre van emparejadas con bajos salarios, contratos en fraude (para ser incluidos en grupos de cotización más bajos), y otros abusos patronales que tienen como víctima a la trabajadora o trabajador de turno. Por eso sostenemos que el coste de la recuperación económica o la creación de empleo se está sustentando en los hombros de la clase obrera. Si los costes salariales bajan un 20%, se puede contratar a una persona más por cada cinco. Sin embargo el desempleo no ha bajado en esa proporción, porque el ahorro que se puede producir por la vía de la reducción de los salarios no se destina a más contratos, si no a engordar las cuentas de resultados. Aumentando así la desigualdad, como señalan múltiples informes -hasta de la OSCE- que colocan a España junto con Grecia como los dos países donde más crece la desigualdad.

Este efecto no es estacional, ni casual. Obedece a una intención. Las sucesivas reformas laborales y cambios legislativos han ido dirigidas a reducir los costes salariales para no tocar los beneficios empresariales. Sufrimos un gobierno que gobierna solo a favor de una clase, que se pliega a los intereses de una minoría de afines y poderosos.

Otro efecto colateral de la bajada de la cotización media de quienes consiguen un puesto de trabajo, es que aunque ha aumentado el número de cotizantes en 950.000 personas en el periodo noviembre 2013 a noviembre 2015, el aumento de lo ingresado en el mismo periodo ha sido de apenas 350 millones de euros, lo cual es totalmente insuficiente para sostener el incremento del gasto por prestaciones de desempleo, pensiones etc... Generándose un agujero en el famoso Fondo de Reserva o “hucha de las pensiones” que se ha comido solo en el año 2015, en teoría un buen año para el empleo, 13.500 millones de euros. Para 2016 se estima que se sacarán otros 6000 millones. En el acumulado de la Legislatura del PP, este Fondo de Reserva ha pasado de tener más de 66000 millones de euros a menos de la mitad. Esto también es una situación buscada, hacer insostenible el sistema de pensiones en el futuro, para pasar a privatizarlo. La vieja lógica neoliberal.