Cobrar la pensión y tener que trabajar PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:15

Descargar

La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha anunciado que Mariano Rajoy, si consigue ser investido, tendrá preparada una nueva reforma para que sea compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo, siempre que éste no sea en la Administración Pública. Las primeras informaciones indican que se pagaría un tipo único de cotización: 8% (por cuenta ajena sería el 6% la empresa y el 2% el trabajador/a) y tendría una exención en el IRPF estableciendo un techo salarial para ello. En la actualidad existe ya la posibilidad de cobrar el 50% de la pensión y mantener el trabajo y 30.900 personas se han acogido a esta medida.

Al leer esto el primer pensamiento es: “como no se van a poder pagar las pensiones mucha gente tendrá que trabajar”. Pero es necesario analizarlo para ver la profundidad que hay detrás.

Hace tiempo que se viene preparando un escenario que está siendo cuidadosamente planeado y ayudado por medios de comunicación e intelectuales defensores del régimen, de que el sistema de pensiones no es sostenible y de que la hucha del fondo de reserva se está vaciando. Pero la realidad es que, el gran déficit de la Seguridad Social se produjo sobre todo por la reforma laboral del PP en 2012 que provocó oleadas de despidos de trabajos que tenían una alta cotización y que, fueron sustituidos por empleos más precarios y con aportaciones muy bajas.

La batalla ideológica es crucial en este tema y se desarrolla en muchos frentes. Tenemos que ser capaces de identificarlos:

1. Interesa crear un ambiente de alarma para que luego lleguen los políticos del PP como salvadores de las personas mayores: sus principales votantes.

2. Las voces más entusiastas sobre este tema vienen desde los bancos y compañías de seguros que lanzan el mensaje de que sólo con un plan de pensiones privado seremos capaces de tener una vida digna en el futuro.

3. Campañas como el Plan de Educación Financiera (Banco de España y CNMV) están cargadas de ideología y fomentan el ahorro con productos financieros privados como si fuera un dogma de fe.

4. El neoliberalismo unido al patriarcado llegan al propio sistema con medidas como la que se aprobó en la anterior legislatura que premiaba a las mujeres que “aporten” más de dos hijos con un 15% de complemento.

5. Voces como la de Manuel Lagares (famoso por ser el que asesorara a Mariano Rajoy en su reforma fiscal) ya está apuntando en complementar la financiación e las pensiones con un aumento del IVA.

Y todo esto tendrá como colofón (como temíamos al principio) una nueva reforma a la baja que está preparando el PP y así estaremos en el escenario alemán: pensionistas con minijobs porque no llegan a fin de mes. Así habría un buen sistema privado para llegar a una vejez digna, dejando al sistema público como recurso de beneficencia.

Sólo con empleo digno y de calidad se acabará con el déficit de la Seguridad social y siempre se podrá completar con los presupuestos del estado. Medidas como financiar parte de las pensiones con los presupuestos del estado y eliminación de los topes de cotización sin elevar las pensiones máximas mejorarían el sistema en su conjunto.

No se trata de una situación inevitable enmascarada con un falso discurso demográfico, sino un cambio de modelo para introducir al mercado dentro de la gran bolsa de dinero que son las pensiones.

Nuestra defensa estará siempre con el sistema de pensiones para que siga siendo público y universal.