Lo que no se ve de la ONCE PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Domingo, 17 de Septiembre de 2017 16:47

La explotación laboral que practica la ONCE con las trabajadoras y trabajadores con discapacidad entra en contradicción con los principios sociales de esta fundación al recurrir a las prácticas más canallas de este mercado laboral, por lo que hay una quiebra de los principios básicos de esta fundación.

La ONCE impone unos objetivos a sus trabajadoras y trabajadores de venta de cupones de juegos que les obliga a trabajar 7 días a la semana, incluso en vacaciones. La renovación de sus contratos de trabajo depende del cumplimiento de los objetivos de ventas impuestos por los gestores de la ONCE, lo que supone un continuo goteo de trabajadoras y trabajadores despedidos con el único argumento de su poca rentabilidad y a su vez nuevas contrataciones con las mismas condiciones de trabajo.

La ONCE da la venta de sus juegos a estancos, correos y gasolineras mientras niega la venta a personas con discapacidad.

La ONCE, para su finalidad social, recibe mucho juego y subvenciones y no paga la cuota patronal de las personas con discapacidad. Además de sus beneficios y privilegios hace un mal uso, negando derechos y precarizando el empleo.

El salario de las nuevas contrataciones es un 30% menor y sin derecho a devengar trienios, lo que supone un perjuicio en sus futuras jubilaciones.

Sus directivos cobran opacos y suculentos salarios, mientras justifican que para reducir gastos es necesario cerrar servicios, colegios y otros centros. Mientras que la plantilla de ONCE está sometida a unas condiciones laborales de explotación, tanto el gobierno, como el PP y los medios de comunicación miran para otro lado y guardan silencio.

La ONCE dedica recursos económicos en publicidad con el fin de preservar su carácter social ante la sociedad, de esta manera compran el silencio de estos medios de comunicación. Lo que no se ve no existe, pero esta fundación no es un ejemplo de carácter social.

La ONCE recibe subvenciones del Estado, por lo tanto debería estar tutelada por este gobierno con el fin de evitar la explotación laboral que existe en esta fundación.

Desde el PCM queremos denunciar estos hechos y expresar nuestra solidaridad y apoyo con las trabajadoras y trabajadores de la ONCE, por ello hacemos llamamiento a todas las camaradas a participar en la concentración convocada el día 25 de septiembre a las 11,30 en la Sede de Servicios Sociales e Igualdad, en la Calle Alcalá 37.

Solo desde la unidad y la lucha de clase podremos revertir la explotación social y laboral que estamos padeciendo la clase trabajadora.

Última actualización en Domingo, 17 de Septiembre de 2017 18:14