RESOLUCIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE EJECUTIVA ANTE EL XI CONGRESO DE LA USMR DE CCOO PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 14 de Marzo de 2017 22:20

Descargar

Aprobada con 6 votos a favor y 1 abstención

 

El PCE siempre se ha caracterizado por ser un partido de alianzas, es decir, somos plenamente conscientes de que por nosotros mismos, nunca seremos capaces de propiciar los cambios sociales y políticos que la sociedad precisa. Esto lo hemos demostrado así desde nuestra fundación hasta la actualidad; la política del Frente Popular, la política de reconciliación nacional, la fundación de IU. La apuesta por la convergencia política y la construcción de la Unidad Popular, son quizás los mejores y mayores ejemplos de la búsqueda de alianzas a lo largo de la historia de nuestro partido.

En el plano sindical no ha sido de forma distinta, primero en el 36 participamos activamente en UGT, y después al calor de la lucha antifranquista, con la fundación y el impulso de las Comisiones Obreras. Los y las comunistas siempre hemos buscado la cohesión y la máxima unidad de la clase trabajadora, desde el principio de la llegada de las libertades democráticas, con la apuesta de un único sindicato, y cuando esto no fue posible con la llamada a la unidad de acción y la máxima coordinación. En lo interno siempre hemos resaltado el respeto a la pluralidad, la participación y la inclusión de todas las sensibilidades en los órganos de gobierno del sindicato.

El PCE mantiene que el sindicato tiene que ser independiente de los poderes económicos y políticos, lo que no quiere decir que sea apolítico y mucho menos anti político. Defendemos que el sindicato se debe a la defensa de los intereses de clase de los trabajadores y trabajadoras y esto se sustancia en las propias decisiones de sus bases.

Nuestro Partido, ha venido agrupándose desde el sexto congreso en lo que se ha denominado “sector crítico”, esa es la apuesta de las comunistas y los comunistas madrileños de cara al XI congreso. Exactamente la nota emitida por el frente del mundo del trabajo para la ocasión decía lo siguiente:

3. LA APUESTA POR EL SECTOR CRITICO DE CCOO

Sin ningún género de dudas el Sector Crítico de CCOO ha sido el único elemento organizado dentro de CCOO que históricamente ha defendido los valores sindicales que nuestro Partido defiende, manteniendo viva esa llama de “rebeldía” que debe caracterizar a nuestra organización sindical. De cara al XI congreso mantenemos nuestra apuesta clara y firme por seguir aglutinando a la izquierda política y sindical entorno al Sector Crítico.

Pero desde el PCM debemos autocriticarnos al constatar que no todo el descontento con la política sindical de la mayoría de CCOO se ha aglutinado en el Sector Crítico como había sucedido antes. Por ello, el Sector Crítico debe intentar la unidad con todos aquellos con los que coincide en su oposición a la estrategia de las CCOO.

En este sentido entendemos que hace falta dialogo fluido y constante con esos nuevos actores y generosidad para poder crear una verdadera masa crítica que facilite los cambios que nuestro sindicato precisa.

También creemos importante recordar los acuerdos emanados del XX Congreso del PCE los cuales dicen literalmente:

Durante los últimos años, la estrategia del Partido en el movimiento Sindical ha estado enmarcada en el convencimiento de perseverar en nuestro modelo sindical en el seno de CCOO. Esta estrategia está sustentada en la opinión propia del Partido en todos los ámbitos que afectan a la vida laboral de los trabajadores/as, trasladando nuestra posición sobre los diversos temas de forma independiente y soberana, sea cual fuere la posición mayoritaria del Sindicato. Así nuestra posición sobre las pensiones, política fiscal, reforma laboral, estructuración de los derechos laborales a través de los convenios colectivos,  propuesta de establecimiento de un salario máximo al fin de reducir los excesivos abanicos salariales, etc., ha coincidido con otros compañeros/as del Sindicato (especialmente con el Sector Crítico) y nuestras aportaciones han ayudado a generar el debate interno sobre los mismos.

Las comunistas y los comunistas madrileños, seguimos entendiendo por tanto, la necesidad de un espacio crítico con la estrategia oficial de CCOO, que sea capaz de defender los valores del sindicalismo de clase y combativo que se encuentran arraigados en nuestra tradición de lucha. Solo de esta manera se logrará frenar el descontento generalizado de la sociedad con las organizaciones sindicales y podremos poner en utilidad una buena “herramienta” que sirva no solo para preservar y aumentar los derechos sociales, si no para propiciar los cambios políticos que preserven estos otros para siempre.

El Partido Comunista de Madrid, rechaza tajantemente disolverse en otras candidaturas u otros espacios, siempre que no sea en pos de un proceso verdaderamente unitario de lista única donde estén integradas todas las sensibilidades y opiniones que están surgiendo al calor del XI Congreso.

EL SECTOR CRITICO DE MADRID

En plena crisis política, social y cultural, el sector crítico no ha sido capaz de sumar el descontento con la estrategia oficial de las CCOO.

Las dinámicas de la coordinadora y su política de alianzas solo conducen al sector crítico al desasosiego y la confusión, haciendo imposible sumar nuevos sujetos críticos como pretendíamos.

Esta estrategia errática, pretendía culminarse con la propuesta de la “comisión coordinadora” de entablar conversaciones para llegar a un acuerdo de candidatura con el compañero Jaime Cedrún. Acuerdo, que las comunistas y los comunistas madrileños rechazamos por ausencia de legitimidad de los firmantes, ya que este acuerdo no ha sido sometido a  consulta con las bases del Sector Crítico.

Nos llama poderosamente la atención el hecho de que exigiendo a la mayoría de CCOO el derecho a la participación y decisión de todos y todas las afiliadas mediante asamblea o referéndum vinculante, intenten cerrar un acuerdo, sin someter a consulta dicho acuerdo.

Las comunistas y los comunistas madrileños hacemos un llamamiento a la autocrítica de estos compañeros/as, al abandono de sus intenciones de acuerdo y abrir un proceso de negociación con todas las candidaturas y de no ser posible dicha confluencia, intentar presentar nuestra propia candidatura.

Del mismo modo vemos necesaria la celebración de una asamblea del sector crítico de Madrid, tal y como se ha solicitado en numerosas coordinadoras antes de la finalización del presente mes.

En el momento de ataque frontal contra los derechos de la clase trabajadora que nos encontramos, nuestra organización sindical necesita de la máxima cohesión para afrontar los retos que tenemos por delante. Por eso hacemos un llamado firme y claro a una única candidatura de consenso, necesitamos un sindicato que salga fortalecido, renovado, vinculado a los movimientos y luchas sociales que se están dando y a la nueva situación de la clase trabajadora.

El país no puede resignarse a un modelo productivo basado en el sector terciario de la producción, precarizado y explotado por el capital oligárquico financiero. La apuesta por la industria y los sectores primarios de la producción, la inversión en investigación y desarrollo, los nuevos nichos  productivos en materia de energía renovables deben ser la apuesta global de nuestra organización y donde debe poner todo el empeño, vinculando su acción sindical con las luchas y reivindicaciones territoriales que se dan desde los movimientos sociales y vecinales.

Para ello, nos marcamos una serie de retos sindicales que consideramos un buen punto de partida para entablar un proceso de negociación y que en la actualidad están en plena vigencia:

• DIALOGO SOCIAL A LA OFENSIVA. Utilizando éste como el único instrumento para conquistar derechos y no como búsqueda del pactismo. La firmeza en la negociación, la movilización constante y sostenida, es la única forma de recuperar derechos y consolidar los que aún quedan.

• RECUPERACIÓN DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA Y EL DERECHO AL TRABAJO. No podemos resignarnos a que las sucesivas reformas laborales impuestas por los partidos del régimen sean irreversibles y definitivas. Estas han convertido a las organizaciones sindicales y Comités de Empresa en simples intermediarios de las decisiones que toman las empresas, les han otorgado un poder omnímodo que ha desequilibrado la ya desequilibrada balanza de poder.

• TRANSPARENCIA, INFORMACIÓN Y MILITANCIA. Seguir profundizando en los medios de control de nuestra organización para garantizar el comportamiento ético y democrático. Transparencia e información pública del papel que juegan las personas designadas por la organización en los organismos institucionales y los consejos de administración. La rendición de cuentas y la escrupulosidad en su forma de actuar deben ser una constante de estas personas que deben ser controladas y dirigidas por los órganos democráticos de los que entre todas nos hemos dotado.

Los cuadros sindicales y la afiliación deben recuperar el orgullo de pertenecer y militar en las CCOO. La democracia interna, la transparencia en la gestión, facilitar la participación en todos los procesos y órganos de nuestro sindicato, rendición de cuentas, control de todos nuestros y nuestras representantes y a todos los niveles deben ser una seña de identidad constante.

El sindicato debe someter a consulta del conjunto de la afiliación los acuerdos referidos a la Negociación Colectiva, las Pensiones o el Dialogo Social, también debe asumir que no puede avalar ni firmar ningún acuerdo, convenio, ERE, etc., sin que la plantilla o la afiliación,  realicen una consulta vinculante.

• RECUPERAR LAS LIBERTADES SOCIALES Y LABORALES PERDIDAS. El sindicato debe orientar su acción sindical hacia los derechos sociales y laborales perdidos, para ello debemos dotarnos de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que dé mayor poder a estos y facilite las tomas de decisión dentro del ámbito de la empresa. Igualmente los derechos civiles han sido duramente atacados. Exigimos el fin de la conocida como “Ley Mordaza”, la derogación del Artículo 315.3 y una revisión de los derechos constitucionales que den solución a los problemas que sufren actualmente nuestro Estado.

• RECUPERAR LAS MOVILIZACIONES UNITARIAS. Desde el 2008 para aquí hay un aumento constante de la conflictividad laboral, este se viene resolviendo con pequeñas movilizaciones sectoriales, cuando todas tienen un denominador común: ERES, ERTES, ataques a empresas del sector público, implementación de las reformas laborales. El Sindicato tiene que ser el “pegamento” de todos esos conflictos y saber canalizarlos y aunarlos en torno a objetivos comunes para lograr movilizaciones unitarias, sostenidas y terminantes, es decir, abandonar el posibilismo y buscar estrategias que legitimen al sindicato como herramienta de defensa de la clase trabajadora y para una mayor transformación social.

 

 

POR TODO ELLO, RESOLVEMOS

 

1. Dar traslado al conjunto de la militancia de la presente resolución, que será la posición de las comunistas y los comunistas dentro del sindicato, aún a falta de ser ratificada por el Comité Central.

2. Orientar el trabajo de los y las militantes del Partido a la búsqueda del acuerdo, primero dentro de los sectores críticos con la estrategia oficial de CCOO y luego con el conjunto de los afiliados y afiliadas de CCOO. Si éste no se diera dentro de los plazos, poner al Partido a trabajar para lograr la máxima cohesión de sus militantes y de otros sectores críticos con los que podamos tejer alianzas para hacer posible el mantener nuestro perfil y línea político-sindical dentro de los órganos de gobierno de CCOO.

3. A situar la política de nuestro partido por encima de intereses tácticos o personales, la situación es difícil y no es el momento de individualismos.

4. Todas aquellas personas militantes del partido que entren a forman parte de órganos de gobierno del sindicato a cualquier nivel, deberán comunicarlo de forma fehaciente a esta Comisión Ejecutiva Permanente.

 

Madrid, 14 de Marzo de 2017