Movimiento Obrero


El vaciado de la hucha de las pensiones PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:21

Descargar

Durante el año 2016 que acaba de terminar, el Gobierno sacó cuatro veces dinero del fondo de reserva de las pensiones. Ha pasado de tener 66.816 millones de euros en 2011 a 15.020 al acabar este último año. Obviamente en el año 2017 no va a ser posible financiar el déficit del sistema de la Seguridad Social que fue en el año 2016 de 19.000 millones (1.7% del PIB). Las cifras que son, sin duda, alarmantes contrastan con la tranquilidad con la que el Gobierno aparentemente afronta el problema. En los primeros años de la crisis la hucha apenas varió, fue con la llegada del PP cuando se empezaron a esquilmar los recursos que son de todos y de todas. Mariano Rajoy ha sacado en 2016, 19.200 millones y durante el total de su mandato 50.000 millones de euros. Y ahora dicen que si se acaba, que se emite deuda.

Todo lo que se refiere al modelo social que este país tenía, está siendo minuciosamente desmantelado. El Gobierno continúa con su plan que tiene como único fin un cambio hacia un modelo neoliberal. Según un informe de FUNCAS, las dos reformas de las pensiones (PSOE en 2011 y PP en 2013) han provocado un empobrecimiento de las pensiones un 35% debido al aumento de la edad de jubilación y a la eliminación del vínculo con el IPC. En los próximos años seguirá aumentando la edad hasta 67 o más (ya se habla de aumentarla) y la tasa de reemplazo (lo que se empieza a cobrar de pensión en relación al último salario) pasará a un 50% (en 2013 era 79%). Este empobrecimiento se trata de una estafa generalizada para pasar fondos de los bolsillos de los y las trabajadoras a manos de empresas y bancos.

Ahora nos venden que el modelo es insostenible y llevan años descapitalizando la hucha a través de reducciones en las cotizaciones y tarifas planas para que cada vez las empresas paguen menos. También ha habido transferencias de unas partidas a otras aprovechando que había mucho dinero. ¿Realmente el dinero de las pensiones va a parar a las pensiones?

Los bancos sufren en la actualidad una importante crisis de modelo de negocio, los tipos de interés cero les impiden grandes beneficios en su negocio tradicional de dar créditos. Sumamos su búsqueda de un papel determinante en la revolución tecnológica. Y por si fuera poco, tienen que devolver el dinero incautado con las clausulas suelo. La búsqueda de rentabilidad y nuevos negocios pasa hace tiempo por los planes de pensiones privados. En España no acaban de despegar, por una parte porque el sistema público funcionaba y porque aunque las desgravaciones fiscales son muy altas, se las acaban comiendo las elevadas comisiones de los fondos. Además sus rentabilidades rara vez son mayores que las de las pensiones públicas. Así que, para que el negocio mejore hay que crear un clima apocalíptico sobre las pensiones públicas.

El problema de la Seguridad social no es de gasto, sino de ingresos. El cambio de modelo que estamos sufriendo en este país deja en papel mojado las primeras líneas de nuestra Constitución: España es un estado social y democrático de derecho. Las pensiones, el empleo precario, recorte del estado del bienestar. Todo apunta a que cada vez sea menos social y democrático.

 
La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha anunciado que Mariano Rajoy, si consigue ser investido, tendrá preparada una nueva reforma para que sea compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo, siempre que éste no sea en la Administración Pública. PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:17

Descargar

La recuperación económica y del empleo se sustenta en la precariedad laboral. Es un hecho, y es cuantificable. Mientras que en Noviembre de 2013 la media de las cotizaciones a la Seguridad Social era de 489,8 € por cotizante y mes, dos años después en Noviembre de 2015 (últimos datos disponibles) la cotización mensual media de las personas recién contratadas es de 385 €. Es decir, las nuevas incorporaciones, las personas que han encontrado trabajo en último mes cotizan un 20% menos que las que ya lo estaban haciendo en 2013.

Unas cotizaciones bajas siempre van emparejadas con bajos salarios, contratos en fraude (para ser incluidos en grupos de cotización más bajos), y otros abusos patronales que tienen como víctima a la trabajadora o trabajador de turno. Por eso sostenemos que el coste de la recuperación económica o la creación de empleo se está sustentando en los hombros de la clase obrera. Si los costes salariales bajan un 20%, se puede contratar a una persona más por cada cinco. Sin embargo el desempleo no ha bajado en esa proporción, porque el ahorro que se puede producir por la vía de la reducción de los salarios no se destina a más contratos, si no a engordar las cuentas de resultados. Aumentando así la desigualdad, como señalan múltiples informes -hasta de la OSCE- que colocan a España junto con Grecia como los dos países donde más crece la desigualdad.

Este efecto no es estacional, ni casual. Obedece a una intención. Las sucesivas reformas laborales y cambios legislativos han ido dirigidas a reducir los costes salariales para no tocar los beneficios empresariales. Sufrimos un gobierno que gobierna solo a favor de una clase, que se pliega a los intereses de una minoría de afines y poderosos.

Otro efecto colateral de la bajada de la cotización media de quienes consiguen un puesto de trabajo, es que aunque ha aumentado el número de cotizantes en 950.000 personas en el periodo noviembre 2013 a noviembre 2015, el aumento de lo ingresado en el mismo periodo ha sido de apenas 350 millones de euros, lo cual es totalmente insuficiente para sostener el incremento del gasto por prestaciones de desempleo, pensiones etc... Generándose un agujero en el famoso Fondo de Reserva o “hucha de las pensiones” que se ha comido solo en el año 2015, en teoría un buen año para el empleo, 13.500 millones de euros. Para 2016 se estima que se sacarán otros 6000 millones. En el acumulado de la Legislatura del PP, este Fondo de Reserva ha pasado de tener más de 66000 millones de euros a menos de la mitad. Esto también es una situación buscada, hacer insostenible el sistema de pensiones en el futuro, para pasar a privatizarlo. La vieja lógica neoliberal.

 
Cobrar la pensión y tener que trabajar PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:15

Descargar

La ministra de Empleo, Fátima Báñez ha anunciado que Mariano Rajoy, si consigue ser investido, tendrá preparada una nueva reforma para que sea compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo, siempre que éste no sea en la Administración Pública. Las primeras informaciones indican que se pagaría un tipo único de cotización: 8% (por cuenta ajena sería el 6% la empresa y el 2% el trabajador/a) y tendría una exención en el IRPF estableciendo un techo salarial para ello. En la actualidad existe ya la posibilidad de cobrar el 50% de la pensión y mantener el trabajo y 30.900 personas se han acogido a esta medida.

Al leer esto el primer pensamiento es: “como no se van a poder pagar las pensiones mucha gente tendrá que trabajar”. Pero es necesario analizarlo para ver la profundidad que hay detrás.

Hace tiempo que se viene preparando un escenario que está siendo cuidadosamente planeado y ayudado por medios de comunicación e intelectuales defensores del régimen, de que el sistema de pensiones no es sostenible y de que la hucha del fondo de reserva se está vaciando. Pero la realidad es que, el gran déficit de la Seguridad Social se produjo sobre todo por la reforma laboral del PP en 2012 que provocó oleadas de despidos de trabajos que tenían una alta cotización y que, fueron sustituidos por empleos más precarios y con aportaciones muy bajas.

La batalla ideológica es crucial en este tema y se desarrolla en muchos frentes. Tenemos que ser capaces de identificarlos:

1. Interesa crear un ambiente de alarma para que luego lleguen los políticos del PP como salvadores de las personas mayores: sus principales votantes.

2. Las voces más entusiastas sobre este tema vienen desde los bancos y compañías de seguros que lanzan el mensaje de que sólo con un plan de pensiones privado seremos capaces de tener una vida digna en el futuro.

3. Campañas como el Plan de Educación Financiera (Banco de España y CNMV) están cargadas de ideología y fomentan el ahorro con productos financieros privados como si fuera un dogma de fe.

4. El neoliberalismo unido al patriarcado llegan al propio sistema con medidas como la que se aprobó en la anterior legislatura que premiaba a las mujeres que “aporten” más de dos hijos con un 15% de complemento.

5. Voces como la de Manuel Lagares (famoso por ser el que asesorara a Mariano Rajoy en su reforma fiscal) ya está apuntando en complementar la financiación e las pensiones con un aumento del IVA.

Y todo esto tendrá como colofón (como temíamos al principio) una nueva reforma a la baja que está preparando el PP y así estaremos en el escenario alemán: pensionistas con minijobs porque no llegan a fin de mes. Así habría un buen sistema privado para llegar a una vejez digna, dejando al sistema público como recurso de beneficencia.

Sólo con empleo digno y de calidad se acabará con el déficit de la Seguridad social y siempre se podrá completar con los presupuestos del estado. Medidas como financiar parte de las pensiones con los presupuestos del estado y eliminación de los topes de cotización sin elevar las pensiones máximas mejorarían el sistema en su conjunto.

No se trata de una situación inevitable enmascarada con un falso discurso demográfico, sino un cambio de modelo para introducir al mercado dentro de la gran bolsa de dinero que son las pensiones.

Nuestra defensa estará siempre con el sistema de pensiones para que siga siendo público y universal.

 
Notas sobre la reforma de las pensiones PDF Imprimir Correo
Escrito por pcmadrid   
Martes, 27 de Febrero de 2018 23:12

Descargar

 

AÑO 1985 (PSOE) Huelga General CCOO

Þ Aumenta de 10 a 15 años el periodo de ACCESO

Þ Aumenta de 2 a 8 años el PERIODO DE CÓMPUTO

Þ Establecimiento CARENCIA CUALIFICADA: 2 años en los últimos 8

AÑO 1997 — Pacto de Toledo (PSOE — PP) Con acuerdo de los Sindicatos mayoritarios

Þ Aumenta el PERIODO DE CÓMPUTO de 8 a 15 años

Þ Reducción % sobre Base Reguladora de quienes tienen carreras cortas (con 15 años, baja del al 50%)

Þ CARENCIA CUALIFICADA: pasa a 2 años en los últimos 10

AÑO 2006 (PSOE)

Aumenta el Periodo mínimo de ACCESO: se mantiene nominalmente los 15 años, pero dejan de computarse las Pagas Extras.

Con ello, en un plazo de 5 años, se pasaba de tener que cotizar como mínimo 4.700 días a 5.475 días a partir de 2011. Es decir, 775 días más (más de 2 años).

AÑO 2011 (PSOE) Con acuerdo de los Sindicatos mayoritarios

Þ Aumento de la EDAD DE JUBILACIÓN de 65 a 67 años, que culmina en 2027. Puede haber jubilación a los 65 años con 38,5 años cotizados, (en vez de 35 años anteriores a la reforma)

Þ El PERIODO DE CÓMPUTO pasa de 15 a 25 años

Þ Aumento de 35 a 37 años cotizados para tener el 100% de la pensión

Þ El PERIODO DE CARENCIA es de 2 años en los últimos 15 (antes, en los últimos 10 años)

Þ Los COMPLEMENTOS A MÍNIMOS tendrán como tope el importe que se fije para la PENSIÓN NO CONTRIBUTIVA (365,90 € en 2014 )

AÑO 2013 (PP) DESARROLLO "FACTOR DE SOSTENIBILIDAD"

Þ Modificación (a partir de 2014) del INDICE DE REVALORIZACIÓN DE LAS PENSIONES, que se desvincula del IPC y estará en función de diversos parámetros y fundamentalmente del "equilibrio" de las cuentas de la Seguridad Social (entre ingresos por cotizaciones y gasto). En los años "malos" (con déficit de la S. Social), éstas no podrán crecer más de un 0,25%, cuando la media de crecimiento del IPC, desde la entrada en la zona euro y hasta el estallido de la crisis, está en el 2,9%. En los años 'buenos" (con superávit en las cuentas) solo podrán crecer el IPC + más el 0,25%. Quiere decir que se necesitarán 7 años "buenos" para recuperar lo perdido en solo 1 año "malo".

Þ Establecimiento del "FACTOR DE EQUIDAD INTERGENERACIONAL" a partir de 2019, según el cual, en función del aumento de la expectativa de vida, se disminuirá proporcionalmente la pensión inicial. En la determinación de la "expectativa de vida" se tendrá en cuenta la media. No se tendrá, por supuesto, la brecha que existe según el nivel de vida y el tipo de trabajo (que puede ser de hasta 10 años de diferencia).

Þ El Gobierno se ha quedado muy corto al evaluar cuánto reducirá el gasto en pensiones con la reforma que acaba de plantear, El Ministerio de Empleo calcula que se ahorrará unos 33.000 millones en nueve años (es decir, hasta 2022) Pero, para llegar a esa estimación, suponen que la inflación será del 1% anual en todo ese periodo, una hipótesis que contrasta con la realidad de los años anteriores a la crisis. Hay que decir que solo en Noviembre de 2009, año de la Gran Recesión, el IPC se situó por debajo del 1% a lo que se suma la caída de los precios en 2013 y 2014, que no se producirá en años sucesivos, según las previsiones del Banco Central Europeo (a menos que entremos en una nueva fase de recesión más aguda, que hasta ahora niegan). Con parámetros más ajustados y en función del 2% de inflación previsto por el BCE para la zona euro, la cuenta se eleva de forma notable y el recorte entre 2014 y 2022 rondaría los 70.000 millones, más del doble que la estimación oficial. Y si en los cálculos se sustituye el 1% anual de inflación que prevé el Ejecutivo por el 3%, que ha sido el promedio de IPC en España desde el arranque de la zona euro, la reducción sobrepasaría de largo los 110.000 millones.

Þ Este "ahorro" para las arcas de la Seguridad Social se traducirá en un recorte del poder adquisitivo de los pensionistas. La prestación media de un jubilado, según el último dato publicado, asciende a 13.746,88 euros al año, repartida en 14 pagas de 981,92 euros. Con la estimación del Gobierno (inflación del 1%), la pensión de 2019 será 638 euros inferior a lo que sería si no se aplica la reforma. Si la inflación en tos próximos seis años se situara en el 2% anual, la devaluación acumulada en el mismo periodo equivaldría a 109 euros mensuales, unos 1.527 euros al año. Con el 3% de inflación lo perdido por los pensionistas llegaría a 2.460 euros/año (más de 175 euros en cada paga).

Þ Con una estimación del IPC más cercana a lo ocurrido en los últimos años, el tiempo para recuperar el poder adquisitivo que pierden los pensionistas se eterniza. Con una merma del 175% (por inflación del 2% y tope de incremento del 0,25%), un solo año "malo" requiere siete años "buenos" para compensar lo perdido. Si esa merma es del 2,75% (inflación del 3% e incremento del 0,25%) harían falta 11 ejercicios con superávit para compensar un solo año “malo". Las pérdidas de poder adquisitivo que anticipa el Gobierno hasta 2019, con la aplicación de su reforma, exigirían entre 18 años (con una inflación del 1% hasta 2022) y 71 años (si el IPC es del 3%) consecutivos de superávit en las cuentas de la Seguridad Social.

Þ Por supuesto, en todos estos cálculos no se tiene en cuenta para nada el recorte que ha supuesto la congelación de las pensiones impuesta por el PSOE en 2011 (pérdida del 2,9%), ni la no compensación del mayor aumento de} IPC en 2012, de manos del PP (1,9%), sino que, con la caída del IPC en los dos últimos años, resulta que las pensiones no paran de ganar poder adquisitivo, mientras el resto de la población trabajadora no para de perder. iiPrivilegiados!!

Þ Por cada año que aumente el cómputo, el gasto en pensiones se reducirá un 0,2% del PIB. Si el período de cálculo pasa de 15 a 25 años, se recortarán las pensiones cuando se aplique el sistema unos 40.000 millones de euros por este concepto. Cuantos más años sirven para el cálculo, más baja es la pensión porque los salarios y las cotizaciones más antiguas eran también más bajos y no estén suficientemente ponderados. Si se quiere corregir el efecto de que un trabajador esté en el paro al final de su vida profesional y esto le pueda rebajar la pensión, es mucho más eficaz dejar que el trabajador elija sus 15 mejores años de cotización.

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 Siguiente > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL